No necesito un amigo que cambie cuando yo cambio y que asienta con la cabeza cuando yo asiento, mi sombra lo hace mucho mejor.

Plutarco