Cuando intentas olvidar, lo primero que haces es recordar, deja que tus pensamientos se diluyan poco a poco, que tu mente tome otro camino sin forzarla y déjate envolver en la felicidad de algo nuevo, de esos pequeños momentos alegres que tienen las cosas más pequeñas de la vida.