Los pensamientos se pueden describir con frases muy elaboradas y palabras ostentosas, pero los sentimientos no requieren ni siquiera palabras para expresarse.