No darse cuenta que las palabras pueden herir si no se tiene cuidado, es como correr con un arma cargada y disparar a alguien sin fijarse.