Tenemos la costumbre de perder el tiempo, buscamos miles de falsas metas, no valoramos lo que en verdad importa.

Buscamos excusas para no desnudar el alma y no asumir algo. Entonces te das cuenta de cuántas partes de tu vida sobran.

Puede ser que también te falte algo y que no sepas bien lo que es.

Ahora voy a centrarme en mi y en lo que pretendo ser, tengo algunos miedos por ahí, me toca vencerlos, rompiendo el silencio, destrozando ataduras.

Me volveré de piedra, a medias no vale la pena, con el centro vivo y el alma ardiendo.

En cada herida que llevo, un puñado de sal, hasta que duela de muerte. ¿Qué te esperabas? Si de cada roto has hecho mil pedazos más.

Basado en @MichelBunny (Twitter)