Paz en el mundo

El ser un humano significa que se es capaz de realizar cosas geniales, como la música, la pintura, salvar vidas, hacer descubrimientos, hacer que alguien se sienta amado, protegido, etc. Pero también un ser humano puede ser algo terrible, ocasionar guerras, destrucción, causar dolor e incluso alguno podría acabar con el mundo sí se le ocurriera detonar alguna bomba lo suficientemente potente para ello.

No somos ángeles, pero tampoco somos demonios, somos lo que somos, seres capaces de lo bueno y lo malo, pero cada uno nos creemos tan únicos, tan especiales, que pensamos que lo merecemos todo, que sólo nuestros deseos, necesidades, anhelos y sueños son los que cuentan, sin darnos cuenta que hay millones de otros seres humanos que piensan lo mismo; que caos sería si todos obtuvieramos lo que esperamos, que desastre hemos creado con el mundo por llevar nuestros propios intereses por encima de los demás.

Tal vez si nos centraramos en el verdadero bien común, en perseguir lo que es bueno para todos, alejados de prejuicios, egoísmos y estúpidos pensamientos de ambición, podríamos juntos generar un nuevo y mejor mundo.