laberinto

¿Porqué no hay historias felices de principio a fin? Ya sea en el cine, el teatro, la literatura o en nuestra imaginación; no hay historias que sean del todo felices. Si llegan a existir las tildan de aburridas, monótonas, etcétera y pronto caen en el olvido.

Esto solo tiene una razón: A los humanos nos encanta el conflicto. Nos atrae lo complicado, lo complejo, lo que no sea sencillo. Si no hay problemas en alguna historia, con alguna persona, nos da flojera.

¿Para que engañarnos? No buscamos ser felices, buscamos no aburrirnos. Nada más.