Despues de años, sigo encontrando tus postales, cartas, notas, diciendo cuan grande es mi corazón, cuanto valorabas mi amor, cuanto me necesitabas y aun me llamas para decirlo, sabiendo que yo ya no te amo.

¿Qué pensabas entonces? ¿Qué pasaba por tu cabeza cuando me herias?

Dices que yo te enseñé a amar, pero aprendiste hasta que ya no estuve contigo, muy a destiempo, ya es tarde.

El barco ha partido y no volverá al mismo puerto, navegará por el mundo, sin ti.