Cuando me miras, en tus ojos navego por cielos inmensos,
por cañadas y por océanos navego perdido en tu deseos,
las estrellas son reflejadas en tu piel perlada de sudor,
no puedo sino extaciarme y olvidarme del todo el rededor.

Despertar a tu lado, ver la luz junto a tu rostro es mi vicio,
no me importa el ruido, ni el bullicio, solo quiero pensar,
que el tiempo no transcurre y que aquí es donde quiero estar.

Cielo y mar

Foto tomada de: Flickr