Cinico

Cuando te miro así, acongojado por tener que quedar bien con la gente, por “tener” que ser hipócrita, en verdad que no lo entiendo.

Te sube el calor, el coraje, por dentro sientes arder tu rabia, pero por fuera dices “no, no me molesta” o “está bien” como si eso te fuera hacer algún bien o a los demás, como si eso fuera bondad, claro que te molesta, te jode, te encabrona, pero no lo dices, te callas y te hieres a ti mismo, hasta podrías estar alimentando una úlcera estomacal, pero que más da, si ante los demás creas la imagen de ciudadano modelo, que nada le perturba, que todo lo toma bien.

Si tuvieras un poco de cinismo como yo seguramente vivirías más feliz, si tal vez no te salvarías de insultos, improperios, de molestias por parte de los demás, pero por lo menos yo cada noche, sólo al tocar la almohada duermo profundamente, porque no me callo nada, ni me reservo nada, no terminaré mis días con el remordimiento de lo que no dije o no hice.