Agua entre los dedos

Cuando buscas entre tus recuerdos, escarbas en tu pasado para ubicar días y momentos felices, ya que los actuales no lo han sido tanto, o tal vez así nos lo parecen ahora.

Un amor, una amistad, un lugar o una situación, que pronto pasa todo, tan rápido queda todo en pretérito.

A cuántos no les ha ocurrido que estando con alguien algo le falta, no llena tal o cual espectativa, pero nos quedamos ahí, un poco, solo otro poco, esperando que mejore, que todo eso se sienta mejor… con el tiempo quizá.

Es entonces que decidimos movernos, cambiar, dejar atrás a esa persona, pasan días, semanas o meses, no sé cuanto, pero un día tenemos en nuestra vida a alguien diferente, solo para darnos cuenta que a quién dejamos ir si le amabamos, si le queríamos en nuestra vida, pero ya es tarde y de vuelta a empezar.

Lo que tenemos lo dejamos ir tan fácil, se nos escapa como agua entre los dedos.

Será tal vez que lo que falta está dentro de nosotros. ¿Pero a quién le importa la verdad?