rincones

A través de los espacios,
a través de los minutos,
dejo caer un poco de mi amor.
Ese que de tanto guardarlo ahoga.
Porque no teniendo en cuenta la hora
sigue creciendo hasta el amanecer.
Es cuando desesperanzado
solo mengua por un rato
y vuelve a crecer.

A través de los rincones,
a través de los corazones,
voy repartiendo mi dolor,
porque no es posible guardarlo
ni hacer que lo soporte el corazón.
Si un eco repite lo que digo
este dolor repite lo que yerro…
Todo eso dicho que pudo ser mejor,
todo eso hecho cuando no debí.
Por eso también bebí,
por eso fumé…
Y a la derrota me regalé.

Hoy que me levanto de nuevo
aún duele un poco…
bueno, más que mucho,
pero es un modo de decir.
Cómo es un modo de decir
que yo te puedo olvidar.

Mis significados pierden color,
se vuelven austeras palabras
solo por nombrar, dialogar,
aunque sea con el silencio.
Ese que no me responde,
pero siempre me aguarda
y jamas, jamás me cuestiona.

¿Qué cómo estás?
¿Qué cómo te va?
Suelen todos preguntar.
¡Coño! Tal vez debiera a todos contestar;
“No me jodas, ya deja de preguntar.”