A veces pasa que desaparezco… me diluyo entre las ideas y los pensamientos que cruzan por mi mente acerca de lo que quiero o debo hacer.

Día a día se lucha por ganar el pan, pero a costa de sueños, a costa de las cosas por las que se supone que se desea vivir y me encuentro cada vez más lejos de mis deseos.

Me pierdo entre las concepciones que tienen los demás de mi, entre las ocurrencias de la vida y de las vueltas que da la fortuna.

Algunas veces no recuerdo quién soy o lo que pienso de mi mismo, parece suficiente dejarse llevar por la marea y solo ir reaccionando al paso de las situaciones, pero resulta que me extraño a mi mismo, echo de menos la posibilidad de explorarme ante un panorama diferente, uno que me permita orientarme hacia el amor y la realización personal.

Comenzaré mi andar de nuevo, rectificando, luchando y observando llegaré a un puerto nuevo.

[vodpod id=Video.5111966&w=425&h=350&fv=]