tarjeta de credito

Gastas dinero que no tienes, para satisfacer necesidades que te hicieron creer o crear, para vestir ropa y que te acepten tus “amigos” y la sociedad, para tener tecnología que ni sabes usar.

Ajustarse perfectamente al funcionamiento de una sociedad enferma, que valora más lo de afuera que lo de adentro, no nos hace precisamente mejores, pero todos tienen sus propias elecciones.

Este mensaje quizá no cambie nada, pero alguien lo tiene que decir.