Adios

Las partidas nunca son sencillas, a veces tarda tiempo lograr aceptarlas, tanto para el que parte e inicia todo de nuevo, como para quién se queda y soporta la ausencia repleta de palabras aún por decir y sentimientos por aplacar.

Muchas veces no se consigue apartar del todo el sentimiento de abandono, solo se va cubriendo, se llena de otras presencias y distintos proyectos.

Mientras hay tiempo (vida) decir lo que quieres o no quieres es lo más práctico, ahorra dolores y tal vez complique las cosas con quienes no soportan la verdad, pero habrás vivido con honestidad, algo que ya no se ve mucho.

Un “No te vayas” puede cambiar tu vida y la de otra persona para siempre, tener la cobardía de no decirlo puede crear un vacío en ti por el resto de tu vida, provocando el tan ampliamente difundido “Si yo hubiera”

Cuando no pienso, dejo de existir brevemente, pero mientras me pienses nunca moriré del todo, dentro de mi corazón siempre te querré.