vacuna contra la indiferencia

Aún en medio de la modernidad hay lugares en donde la mujer es menos que nada, donde son apedreadas, sobajadas, violadas, ignoradas, tiradas a la basura aun siendo fetos, vendidas a cambio de ganado; pero gracias a voces que se alzaron pidiendo justidia, a la sangre derramada de cientos y cientos de esas voces, hoy la mayoría tiene la libertad para decidir sobre su cuerpo, sobre su futuro. Y seguimos luchando por los derechos de las mujeres.

Y en nuestro mundo moderno, existen lugares donde las personas son obligadas a trabajar de sol a sol, en condiciones infrahumanas, para poder llevar alimento a sus hogares, siendo que también hace algunos ayeres, varias voces se alzaron para exigir se respetara una jornada laboral y una retribución equivalente al trabajo desarrollado. Y seguimos luchando por obtener trabajos y salarios dignos.

También aun en medio de la modernidad, hay personas que no pueden vivir abiertamente su homosexualidad, pero gracias a voces que se alzaron, que lucharon, que pugnaron porque se respete su derecho y libertad a amar abiertamente, hoy hay una mayoría que puede ir de la mano de su pareja. Y seguimos luchando por los derechos de los homosexuales.

En medio de la modernidad, hay personas que viven envueltas en una gran xenofobia, en una diferencia de clases, en una diferencia de credo, de color de piel. Si no hubiera existido una voz que se alzara, seguiríamos siendo una colonia, seguirían existiendo los esclavos y Hitler dominaría el mundo. Y seguimos luchando por la justicia social.

La próxima vez que sientas ganas de decir: “Deja de lloriquear y acepta las cosas como son”, piensa que harías si esa persona que has permitido que llegue al poder se introduce a tu casa, viole a tu madre, hermana, esposa o hija y te golpeé, no solo física, sino emocionalmente, simple y sencillamente porque TÚ le diste el poder de hacerlo, ¿a quién vas a recurrir?

“Puedo no estar de acuerdo con lo que dices, pero moriría por el derecho que tienes de decirlo”.

Escrito por mi amiga: Kanita al aire.