¿Cómo sabes cuándo demasiado es demasiado? Demasiado pronto, demasiada información, demasiada diversión, demasiado amor, demasiado que preguntar.

…y ¿Cuándo es demasiado para soportarlo?