A veces decimos la verdad porque necesitamos decirla en voz alta para poder oírla, otras veces la contamos porque no podemos aguantarnos y a veces la contamos porque a alguien le debemos al menos eso.