Noche en el mar

 

No soy el creador del mar, ni del cielo o la tierra, ni siquiera he pintado hermosos paisajes, ni he recreado en forma alguna la obra magnifica de la naturaleza, pero al tenerte a mi lado, mundos nuevos se ven creados y existen sin mayor razón.

Mis manos no son diestras para las artes, pero saben encontrarte, recorrerte y eso es tan natural que aunque sé que sirven para otros propósitos, ahora no es de interés para mi reflexión.

Cada vez que mi nariz se acerca a tu piel y abrazas mis abrazos, mi mente se regocija con las imágenes de paisajes inexistentes y maravillosos, aparecen recuerdos de algo que nadie ha vivido, el tiempo y el espacio ya no viven en mi.

Estar a tu lado es como tomar un sueño largo, placentero y de lo más hermoso, no me hace falta nada y es como darse unas vacaciones de la realidad; el tiempo y el espacio no existen, sino hasta que vuelvo a estar sin ti.