Igualdad

Hace un año mudé el blog hacia aquí, comenzaba con una entrada sencilla, con una imagen sobre la igualdad, si bien se ha avanzado al respecto, también se ha retrocedido en este país y otros.

La cuestión es que luchar por los derechos depende de cada individuo, de su educación, de su cultura, sus ideas, etc. Pienso que una cosa si deberíamos reconocer, cada quién tiene derecho a vivir como quiera, mientras no mate, no robe y todas esas cosas que ya sabemos si dañan a otros y debemos evitar a toda costa.

Entonces, ¿qué me importa a mi sí el vecino se pone zapato de hombre o de mujer, sí se acuesta con su vecina o su compañero de póker?

¿Porqué me creo mejor que los demás para juzgar a otros?

¿Quién me dió la autoridad para hacerlo?

¿Es que acaso me gusta cuando me juzgan a mi?

¿Qué pensaría y sentiría yo si me dijeran que es inmoral que me vista de tal color, si a mi me gusta usarlo y solo lo dicen por que la mayoría lo dice, pero no le hago daño a nadie si uso ese color?

Que hipócritas somos a veces, si fuéramos un poco más sinceros, más tolerantes y cumpliéramos la máxima de “Vive y deja vivir”, no tendríamos que luchar por derechos para esto y aquello, para este ni para aquél, estaríamos viviendo, ejerciendo esos derechos y disfrutando de una mejor convivencia.

Si me enojo porque otro masca chicle, se besa con otro hombre, se mete el dedo a la nariz o se rasca el trasero, el problema no lo tiene él, el problema lo tengo YO.