Si quieres que sea perfecto, olvídalo, si no te importa que sea imperfecto, genial, porque ya lo soy, pero no sé si tenga la clase de imperfección que concuerde con la tuya.