No más sangre

Mientras tú lloras, ríes, te quejas, te lamentas, te emborrachas o haces cualquier cosa, yo no tengo otra oportunidad, mi descanso es un terregal, una parcela, un camino, mi cuerpo está mutilado, desperdigado por doquier, el origen de mi destino, la cólera, el odio, ganas de reclamar y gritar que la sociedad que está podrida.
Quienes me hicieron esto crecieron con familia, otros sin ella, uno maltratado, golpeado, otro con estudios y con educación, pero lo que tienen en común es que no tienen ningún respeto por la vida, ni por la suya, ni por la de otros, sólo piensan en obtener dinero, poder, posesiones, cosas que jamás harán su vida mejor, pero quieren pensar que si.

 

Tal vez mi vida no fue útil tampoco, jamás dejé un libro, una estatua, una buena obra, algo que hiciera perdurar la idea de mí a través de los años. Cuando los que me conocieron me olviden, mueran o simplemente decidan no darle importancia a mi muerte, entonces habré desaparecido por completo, como desearía tener la oportunidad que tienes, de seguir despertando cada día y dejar algo bueno en este mundo, pero nunca lo pensé, ahora que seres inhumanos han acabado conmigo, ¿Qué pasará?… ¡Nada!
La sociedad simplemente seguirá muriendo de a poco y sí la tierra acaba desierta, sólo contará la historia de una humanidad que pereció por perder el respeto por la vida, aunque siempre soñó con permanecer, con existir para siempre, ¡Que idiotas!