sobre las nubes

Aunque en el mundo se prohíbe la caza indiscriminada de animales, aunque muchos abogan por impedir la contaminación de los ecosistemas, se deseen detener los robos y demás atrocidades, nada se puede hacer mientras haya humanos que actúen como animales, llevados a actuar solo por sus instintos y ambiciones, nada se puede hacer mientras no haya una transformación en los hombres, en su conciencia.

Es necesario que el hombre vuelva a ser humano, lo que verdaderamente significa ser humano, en pocas palabras un ser racional, que desarrolle un respeto profundo por la vida, incluyendo la propia.

Mínimo debería empezar por tener vergüenza por lo que ha hecho con este mundo, con sus semejantes, consigo mismo y entonces levantarse para luchar por mejorarse a sí mismo. No se puede pretender transformar un mundo, cuando no se ha transformado al individuo.