Nueva vida

No soy yo quien tiene tanta ternura, quién es tan cariñoso y comprensivo, eres tú.

No soy yo quién tiene tanto optimismo o ve siempre las cosas de un modo positivo, eres tú.

No soy yo quién me hace ver el mundo diferente cada mañana, eres tú.

Gracias a ti he aprendido a ser mejor, a caminar en un mundo que se mira diferente, desde una perspectiva de tolerancia y respeto, de amor y comprensión, si he conocido el amor ha sido por ti, si he cambiado para bien, ha sido gracias a tu ejemplo, lo mejor de los dos ha sido sembrado por ti y cosechado por nuestras manos, juntos y a la par.

Así que no soy yo, eres tú… quién merece todo lo bonito de este mundo por haberme abierto la puerta a una nueva vida.