alguien amoroso que tome mi mano

Si por un loco giro del destino todo cambiara de repente, tú fueras pobre ahora y yo me volviera rico…

¿Con que ojos me verías?

¿Te agradaría más?

¿Aceptarías esa invitación a cenar porque te puedo llevar a un buen “restaurant”?

¿Saldrías a la calle abrazándome o tomándome de la mano?

Tal vez lo que ocurre no es que estés esperando al amor de tu vida, vaya, ni si quiera a quién te trate bien, sino a alguien que te dé todo lo que has soñado, pero claro tus sueños son materiales, llenos de cosas y grandes sumas de dinero.

Tú no amas a las personas, no te amas a ti, ni amas al amor, amas el dinero y espero que ese te sepa decir que te quiere, te abrace por las noches y te proteja de tus miedos.

Alguien como yo no te merece, eso es muy cierto, porque yo merezco mucho más que eso, merezco tardes frías aderezadas con el calor de un cuerpo amoroso, que sea parte de un ser encantador y con una mente llena de sueños y cariño, que vuelque ese cariño en mi y en todas las personas que ama, que luche por sus sueños y el dinero, sea un medio para lograr algo, no un fin por si mismo.

Merezco alguien que luche codo a codo a mi lado y que construyamos juntos un futuro, no importando si hoy comemos frijoles, mañana con nuestro esfuerzo comeremos lo que se nos antoje, pero siempre todo nos sabrá igual de bien, porque llevará el gran sazón que le da a todo el amor.