Sí hay algo que he aprendido con todas las bombas y las pistolas sobre mi cabeza y los autobuses atropellando a mis amigos, es que no tengo ningún interés en morirme.