Cadenas

¿En verdad nos podemos considerar libres? ¿Aunque estemos prisioneros de nuestros vicios, de nuestras adicciones, de nuestras neurosis?

Otro aspecto a considerar es que muchos que vivimos en países donde se presume que tenemos libertades, en donde se supone que se nos garantiza la posibilidad de actuar libremente, resulta que si lo analizamos no somos tan libres, nos limitamos de actuar por lo que piensen los demás, por dar buena impresión, así existen diversas razones, en este caso somos prisioneros de nuestros miedos, complejos o inseguridades.

Unas u otras razones existen para poder demostrar que no somos tan libres como lo creemos, por lo menos nos queda  erradicar de nuestra forma de pensar o de ser o de actuar aquello que nos resta libertad.

Las cadenas aunque sean muy bonitas o sean de oro, siguen siendo cadenas.